Presentaron una demanda al Nuevo Banco de Santa Fe

El grupo de Clínica Jurídica de Interés Público, integrado por estudiantes y docentes de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales (FCJS) de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), presentó ayer ante el Juzgado de 1ra. Instancia Distrito Civil y Comercial 1ra. Nominación de la Ciudad de Santa Fe, una demanda judicial contra el Nuevo Banco de Santa Fe.

Mañana viernes 15 de mayo, a las 10, en el Consejo Directivo de la FCJS, Lucila Reyna, secretaria de Extensión y Cultura de la FCJS; Alejandro Pivetta, secretario general de la Facultad; Carlos Reyna y Mariano Churruarín, directores de la Clínica de Interés Público, y Caren Kalafatich, representante de la Asociación Usuarios y Consumidores Unidos, realizarán una breve exposición sobre lo trabajado y responderán consultas a los presentes.

Antecedentes

Desde noviembre de 2012, el equipo de la Clínica en su conjunto decidió trabajar la problemática del trato indigno hacia los consumidores, eligiendo hacer hincapié en el caso de las entidades bancarias, en particular en el Nuevo Banco de Santa Fe (NBSF).

Luego de meses de investigación exhaustiva sobre la cuestión del derecho humano de personas a recibir un trato digno, tutelado no sólo en la Constitución Nacional sino también en numerosos Tratados Internacionales de Derechos Humanos con jerarquía constitucional desde la reforma de 1994, se inició el trabajo del caso concreto.

Análisis del caso

Una vez que el equipo de la Clínica conoció y estudió cabalmente el derecho afectado de los consumidores, se comenzó a trabajar sobre el objeto del reclamo dirigido contra el NBSF.

Tras varios sondeos y visitas a las diferentes sucursales del Banco se observó que era esencial mejorar el trato recibido por las numerosas personas usuarias que visitan diariamente la entidad.

“En este sentido, se percibió que el problema no es sólo la prolongada espera para ser atendidos (la cual muchas veces llega a ser de tres horas), sino también, la condición en que la misma se realiza. Los usuarios son sometidos a largas horas de espera, sin contar con baños de acceso público, ni dispensadores de agua. Incluso, se destaca la falta de sanitarios adaptados a personas con capacidades diferentes”, expresaron desde la Clínica de Interés Público.

Consultados al respeto, los miembros del equipo coinciden en que esta conducta por parte del NBSF “viola sistemáticamente el derecho humano al trato digno que tienen todas estas personas, por el sólo hecho de ser personas y más aún por ser usuarias del Banco”.

La etapa (pre)judicial

Luego de la definición del objeto de reclamo, la Clínica comenzó a trabajar con la Asociación Usuarios y Consumidores Unidos (UCU), quien apoya la iniciativa y ostenta la legitimación constitucional para litigar este tipo de casos estructurales.

Fue así que, ambas instituciones, realizaron un estudio sobre la vía procesal más adecuada para canalizar el reclamo y decidieron comenzar con las medidas de aseguramiento de prueba interpuestas en el Juzgado de 1ra. Instancia, en octubre de 2014. Estas medidas, realizadas por oficiales de justicia en distintas sucursales del NBSF, constataron que en la mayoría de los casos faltan sanitarios de acceso público (incluso adaptados a personas con problemas motrices), cartelería y dispensadores de agua, además del largo tiempo de espera que sufren los usuarios para ser atendidos.

Al corroborar de esta manera la existencia de un trato vejatorio e indigno hacia las personas/clientes de la entidad, se inició de manera simultánea la mediación prejudicial obligatoria, que finalizó “sin acuerdo por existir entre las partes diferencias irreconciliables en torno al objeto de disputa”.

En abril de este año, habiendo concluido ya con la etapa de producción y aseguramiento de prueba, la Clínica decidió interponer ante el Juzgado una medida cautelar solicitando al NBSF que “garantice la instalación de sanitarios químicos preparados para personas con discapacidad o deficiencias motrices y dispensadores de agua, así como también a la señalización de la existencia y/o ubicación de los mismos en las áreas destinadas a la espera por el público en general”.

Finalmente, la cautelar fue rechazada por motivos formales, sosteniendo “la necesidad de que se inicie un proceso judicial como requisito para la tutela precautoria (cautelar innovativa), lo que llevó a que el miércoles 13 de mayo la Clínica presente la demanda judicial para que el Juzgado analice la situación de fondo en torno a la cautelar requerida.

“Desde la Clínica Jurídica de Interés Público hemos trabajado arduamente y con mucho compromiso por más de dos años, por lo que deseamos que nuestro reclamo sea debidamente tratado, tanto por los Tribunales Santafesinos como por la entidad bancaria más importante de la ciudad.”, expresaron sus integrantes.

Fuente: Prensa Institucional UNL

Arriba