Estas aquí

¿Por qué no tenés que comprar productos que se ofrecen en Facebook?

 

Desde UCU queremos informar a la comunidad de consumidores sobre los peligros que conlleva la compra de productos a través de anuncios publicados en las redes sociales (siendo el ejemplo más importante los avisos de venta en Facebook).

 

Desde ya nos referimos a anuncios que publican personas que uno desconoce, ya que si por ejemplo el anuncio es parte de la página web oficial de alguna gran cadena o comercio, (y esto puede verificarse viendo la cantidad de likes de la página, de las fotos que publica, entre otros detalles fácilmente visibles), los peligros propios de esta forma de contratación desaparecen.

 

Fuera de estos casos entonces, consideramos que comprar algo a través de un anuncio publicado de esta manera en Internet es confiar ciegamente que el vendedor cumplirá su palabra de entregar el producto en condiciones, apenas uno haya abonado el precio del mismo. Es una mecánica que deja al consumidor casi o totalmente desprotegido, ya que los vendedores se muestran en Facebook o en otra red social a través de un perfil público. Y como ya muchos de nosotros sabemos, un perfil de Facebook puede crearse dando datos de identidad falsos, llenándolo con contenido artificial, sin que el mismo se corresponda con los de una persona que en realidad existe.

 

Se torna aún más grave la situación cuando la compra se hace “a distancia”, es decir, que el comprador y el vendedor no viven siquiera en la misma ciudad y la entrega del bien se realiza por vía postal.

 

Quien ha comprado un producto en estas condiciones, valiéndose sólo de la palabra del vendedor y ha abonado ya el precio del mismo, si luego existe un incumplimiento (ya sea porque el producto nunca llegó a manos del comprador, o porque el mismo es defectuoso o distinto), se quedará casi sin elementos para conocer la verdadera identidad del vendedor, ya que de nuevo, como dijimos, un perfil de Facebook puede crearse con datos falsos.

 

Más aun si luego existió un diálogo a través de Whatsapp o SMS, hay que considerar también que hoy en día cualquiera puede obtener un número de teléfono de prepago proporcionando datos falsos a los proveedores de telefonía móvil. Con lo que, si el estafador ha pensado bien en no dejar huellas que lo identifiquen en su trato con el cliente, le será muy difícil o casi imposible a éste llegar a su persona real, a fin de materializar su reclamo.

 

Por todo ello, desde UCU desaconsejamos categóricamente la compra de productos a través de Facebook u otras redes sociales. Si se opta igualmente por este medio de compra, recomendamos que la entrega del producto y del dinero se realice de manera presencial (y no por correo), y en lo posible, que se pruebe en presencia del vendedor.

 

¿Nos ayudás a difundir esta nota?

 

Nicolas Viola. Miembro de UCU

Deja un comentario

Arriba