Estas aquí

Coronavirus y la imposibilidad de cumplimiento del contrato. ¿qué soluciones nos brinda el derecho?


Como es de público conocimiento, con motivo a la pandemia que azota a nivel mundial, nuestra vida social y recretativa se encuentra “paralizada” ante la medida del Gobierno Nacional que decretó el AISLAMIENTO SOCIAL PREVENTIVO Y OBLIGATORIO para hacerle frente al brote del coronavirus. 

Esto afecta y afectará a múltiples contratos que los consumidores hayan realizado durante todo este tiempo. A continuación abordaremos el tema en líneas generales, sin perjuicio que en otras entregas nos adentraremos en contratos y/o situaciones más específicas.

¿Qué sucede cuando un contrato no puede ser cumplido en tiempo y forma por el aislamiento decretado?

En estos casos la cuestión es simple. Estamos ante un caso de caso fortuito o fuerza mayor que hace imposible cumplir con el contrato. Aquí la solución es sencilla: la prestación no se cumple, y si el consumidor abonó todo o parte del precio debe restiturirsele

En caso de que el proveedor se resista a hacerlo, no dude en generar el correspondiente reclamo, por las vías informales y formales a su disposición.

También debemos saber que estamos ante las puertas de una crisis económica de enormes proporciones existiendo el riesgo de que las empresas proveedoras no puedan cumplir con sus obligaciones (concurso y/o quiebra). Debemos saber que ante esta situaciones, el consumidor -lamentablemente- no cuenta con ningún privilegio para cobrar frente a otros acreedores, por lo que es una circunstancia que deberemos tener en cuenta a la hora de tomar la decisión de reclamar y/o negociar una salida consensuada entre las partes.

¿Qué sucederá cuando se levante la prohibición de salir de nuestros hogares, pero el peligro de infección se mantenga

En la medida que las restricciones que se mantengan vigente e impidan el cumplimiento del contrato, estaremos en la situación antes comentada (caso fortuito o fuerza mayor). 

La duda podría suceder en casos de actividades o servicios contratados durante un tiempo donde no está expresamente prohibida la actividad, pero las circunstancias de riesgo de contagio se mantengan, generando que un sinnúmero de contratos vean frustrados los motivos por los cuales fueron realizados.

Veamos un ejemplo. Imaginemos la contratación de un servicio de coctel para una reunion de pocas personas. Esta actividad podría estar permitida, pero ello no impediría que quien contrató el servicio haga un planteo diciendo que no tiene interés en que se realice el evento en el marco de una pandemia (cuando todavía subsisten recomendaciones de evitar contactos entre personas).

La solución legal para estos casos se encuentra prevista en el art. 1090 de nuestro Código Civil y Comercial bajo el título “Frustración de la finalidad del contrato”. Allí se establece que por circunstancias extraordinarias ajenas a las partes (pandemia) podría el consumidor -con el solo hecho de hacerselo saber a su proveedor- dejar sin efecto el contrato. 

La diferencia con el caso fortuito es que este tipo de situaciones requieren hacer hacer un análisis de la causa o motivo por el cual las partes realizaron el contrato y analizar si en el caso concreto se da la frustración de la finalidad del contrato. 

Un detalle más. En principio, la pandemia generará situaciones de frustración del contrato temporarias ya que sabemos que en algún momento la situación cesará. Esto significa que el contrato podría prestarse en otro momento salvo que el tiempo sea un elemento esencial del contrato

Imaginemos una fiesta de casamiento contratada. Entendemos que en ese caso el tiempo no es un esencial del contrato pudiendo postergarse el evento para más adelante, sin necesidad de romper el contrato. Distinto sería el caso de unas vacaciones contratadas para semana santa o vacaciones de invierno. Allí el consumidor en principio elige esas fechas porque justamente tiene disponibilidad laboral y/o escolar para realizar el mismo.

Todas estas situaciones, como vieron, requieren un análisis particular. Aconsejamos efectuar las consultar a profesionales del derecho especializados en este tipo de asuntos.

Agradecemos la difusión de la presente información.

Donaciones: Recuerde que puede colaborar con UCU para que sigamos realizando nuestra tarea.

Doná $600,00. (enlace)

Doná $400,00. (enlace):

Doná $200,00. (enlace)

¡Muchas gracias!


Deja un comentario

Arriba