UCU reclama al Banco Hipotecario por los problemas con el Procrear

Que desde Usuarios y Consumidores Unidos ponemos en conocimiento a todos los consumidores en general y a los beneficiarios del Desarrollo Urbanístico plan PROCREAR 1 en particular, que nuestra Asociación luego de recibir innumerables quejas de éstos, a raíz de la falta de actualización de los valores  y cuadros para calcular el importe de las cuotas a pagar tal como lo prescribe el art. 6 y 7 de las bases y condiciones del Desarrollo Urbanístico, decidió remitir una Carta Documento con el fin de solicitar al Banco Fiduciario (Banco Hipotecario SA) precisiones sobre cómo el programa calculará las alícuotas de cada beneficiario.

 

Según las denuncias recibidas en nuestra Asociación, el cálculo de las cuotas a pagar se realizaría tomando en cuenta los valores de los cuadros vigentes a los años 2014 y/o 2015 (dependiendo de la fecha de sorteo de cada beneficiario) pero tomando como referencia los sueldos actuales de los miembros de la familia.  Entendemos y así hicimos saber el Banco intimado, que de confirmarse dicha estructura de cálculo, nos encontraríamos ante una práctica abusiva lesiva a los intereses de los contratantes, en tanto provoca un artificial corrimiento de los beneficiarios en los segmentos, lo que tiene como consecuencia necesaria un aumento considerable de la alícuota, sumando a su  vez que puede darse la posibilidad que los beneficiarios que se encontraban en el año 2014 y/o 2015 en los últimos segmentos, al día de la fecha se encontraría fuera del plan por superar sus ingresos el tope inamovible de $ 35.000. Que si bien existen versiones que dicho tope sería elevado a la suma de $43.000, a la fecha no existe ninguna confirmación de ello, sumado a su vez, que de ratificarse esa modificación no haría más que confirmar la abusividad de la práctica.

 

Ante esta situación preocupante, desde UCU se remitió una carta documento intimando al Banco Hipotecario, fiduciario del programa, a que las inquietudes de los beneficiarios sean informadas al “Comité Ejecutivo” del Programa pidiendo una definición expresa sobre esta circunstancia que está causando mucha preocupación y ansiedad en los miles de suscriptores al plan con derecho a la adjudicación de su respectiva vivienda. Que en archivo adjunto se pone a disposición el texto de la carta documento que nuestra ONG remitió.-

 

Que desde nuestra Asociación seguiremos informando por este medio los avances que nuestro accionar provoque.-

 

Ezequiel Maldonado.-

Pagar solo el mínimo de la tarjeta puede costar más del 100% anual

Hoy más que nunca resulta una buena idea chequear el costo final de financiar los saldos en tarjetas de crédito antes de tomar la decisición de pagar en forma parcial. Es que tras el incremento reciente de las tasas de interés, se disparó a niveles superiores al 100%.

 

Así lo advierten desde Deloitte. “Si el año pasado las tasa nominal anual se ubicaba en el 40%,ahora el piso es del 60%, un porcentaje que va en aumento en la medida que persista la expectativa de inflación. No hay que olvidar que se espera un índice de precios en 6% para abril”, detalló Daniel Vardé, socio de Deloitte Líder de FAS (Financial Advisory Services).

 

A su vez, el especialista aclaró que “ese 60% termina siendo más de un 80% y hasta 100%cuando la tasa es efectiva y se le agrega el IVA, seguro de vida y gastos administrativos”.

 

Así es como un informe de Deloitte remarca que los costos pueden ser de 7% a 8% mensual. La consultora explica que si bien la mayor parte de las entidades bancarias cobran una tasa del 55% anual, ese número termina derivando en una tasa de entre 70% y 80%, siendo uno de los casos extremos el del Banco Popular del Neuquén, que llega 104%.

 

“El medio más popular de respaldo crediticio de las familias argentinas se tornó así, en los últimos meses, en el más oneroso para las finanzas personales“, destacó el estudio.

 

Sin ir más lejos, semanas atrás trascendió el incremento de las tasas que cobran las empresas de tarjetas de créditos por los planes de cuotas, una suba que llegó a ser de hasta 5 puntos y que llevó a la tasa de financiación en 12 cuotas al 58%.

 

Desde febrero que el Banco Central (BCRA) mantiene las tasas de las Lebacs cercanas al 40%, una política que según el propio presidente de la entidad, Federico Sturzenegger, mantendrá hasta tanto no se perciban “señales inequívocas de una merma en los niveles de inflación”.

 

Bajo esta situación de tasas altas, nuevos precios y un sueldo que no alcanza, el consumidor que no suele pagar el saldo total de la tarjeta de crédito al vencimiento tiene dos alternativas: deja de consumir y cumple con el total de lo adeudado por temor a pagar mucho interés, o no completa el pago total porque no puede hacerlo.

 

“Es muy difícil medir qué comportamiento prevalece más hoy, porque con tasas altas hay gente que va a cancelar más saldo, cuando antes no lo hacía, y otros que tal vez sí pagaban ahora no pueden hacerlo y optan por el revolving. En el neto puede no haber ningún efecto y sin embargo cambiaron los comportamientos de cada consumidor”, comentó una fuente del rubro tarjetas que pidió no ser citado.

 

En sintonía, Vardé sostuvo: “Históricamente, con tasas más altas, se reduce el consumo y se piensa dos veces qué es lo realmente necesario. También sucede que algunos consumidores destinan cualquier excedente a la tarjeta para evitar los nuevos costos”.

 

Al cierre de cada ciclo, las tarjetas de crédito hacen un balance e informan al cliente dos posibles pagos, el mínimo, que vendría a ser el importe necesario para que el plástico se mantenga activo, o el total, para no pagar intereses de financiación ni punitorios. Cabe aclarar que los intereses varían según el importe que se deja adeudado y por la cantidad de días que pasan desde el vencimiento hasta que se cumple con el pago.

 

La fórmula del pago mínimo está relacionada con el nivel de ingreso, el historial crediticio y el límite del crédito. A la vez, cada banco tiene una composición específica según sus tarjetas.

 

En tanto, se entiende como revolving no solo cuando se paga el mínimo sino cuando se paga después del vencimiento el resto del saldo, sea una parte o lo que restaba para completar el pago total.

 

Para Mariano Otálora, director de la Escuela Argentina de Finanzas Personales, “quien paga el mínimo no mira la tasa, no sabe lo que paga de más o simplemente no puede hacer otra cosa”.

 

No obstante, dijo que entre el 60% y el 70% de los consumidores cubre el saldo total. Es que se estima que un 40% hace revolving, del cual menos de 10% paga solo el mínimo.

Al respecto Otálora subrayó: “Si sistemáticamente se deposita solo el mínimo, la deuda se termina de pagar en 15 años. Sobre el final serán centavos, pero de todas formas, son 15 años al menos. La gente no se da cuenta de cuánto termina debiendo y por lo tanto, lo que terminan pagando”.

 

Por otro lado, hay que tener en cuenta la estacionalidad. El experto en la materia que pidió no ser nombrado expresó que en época de vacaciones de verano, es decir en enero, febrero y marzo, “es común que la gente gaste de más y haga revolving”.

 

Asimismo, Vardé recordó que poco antes del cambio de gobierno, y con el cepo todavía en vigencia, muchos argentinos aprovecharon para sacar pasajes en varias cuotas, lo que explica también que las tarjetas de los consumidores “estén más cargadas”. De todas formas, siguen siendo recomendables las compras del Programa Ahora 12 y las cuotas sin interés.

 

¿Cómo se conforma el pago mínimo?

Si bien cada banco decide la forma de cálculo, en líneas generales los parámetros son los siguientes:

Se toma el 5% de los saldos financiados y consumos del período en hasta 3 cuotas. A ello se suma el 50% de consumos en planes de 4 a 12 cuotas y el 100% de gastos administrativos, intereses de financiación, comisiones, impuestos, adelantos en efectivo y consumos del periodo en 13 o mas cuotas.

 

Si el saldo resultante de la formula anterior, es mayor al limite de financiación, el pago mínimo exigido será el saldo actual menos el limite de financiación

 

Difícil de entender pero aún más complicado de pagar. Es por ello que los expertos consideran que para evitar que se genere una “bola de nieve” o se limite el consumo o, lo más aconsejable, se pague el 100% de la cuenta.

El Gobierno investiga a 11 sectores de la industria donde falta competencia

El secretario de Comercio, Miguel Braun, y el presidente de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), Esteban Greco, revelaron que comenzaron investigaciones en 11 mercados de alta concentración por presuntas fallas de competencia.

 

En una conferencia de prensa, Braun y Greco anticiparon las próximas medidas del organismo encargado de velar por el buen funcionamiento de los mercados en la Argentina.

En la CNDC hay 608 expedientes en curso de los cuales 334 casos se refieren a concentración, 221 estudian posibles conductas anticompetitivas y 53 son investigaciones de mercado.

 

Greco anticipó que ya comenzaron investigaciones en 11 mercados donde se evaluarán las condiciones de competencia. Se trata de los sectores Aluminio, Acero, Petroquímica, Comunicaciones móviles, Tarjetas de crédito y medios de pago electrónicos, Aceite, Leche, Carne, Detergentes para la ropa, Transporte terrestre interurbano de pasajeros y Transporte aéreo.

 

Las investigaciones de la CNDC pueden derivar en la propuesta de modificaciones normativas o bien en laapertura de sumarios destinados a comprobar la posible existencia de abuso de posición dominante o cartelización.

 

“La falta de competencia de los mercados afecta a los consumidores. La buena competencia es un bien público que debe ser defendido y protegido por el Estado”, explicó Greco.

 

La CNDC comenzó a trabajar con su par de los Estados Unidos, la Federal Trade Commission y con especialistas del Banco Mundial y de la OCDE para incorporar las mejores prácticas internacionales en materia de defensa de la competencia.

“Una CNDC eficiente además de defendernos a todos, va a potenciar inversiones. Las investigaciones serán sólidas y rápidas y eso contribuirá a mejorar el clima de inversión para la generación de empleo”, cerró.

 

La CNDC estará integrada por las economistas Marina Bidart (UBA y San Andrés) y Fernanda Viecens(Universidad Carlos III de Madrid y CONICET); y los abogados Pablo Trevisán (UBA, London School of Economics y Yale) y Eduardo Stordeur (UBA, Universidad de California y UTDT).

Intentan que la Justicia frene las estafas por mensaje de texto

A veces el fraude comienza con un “cuento del tío” virtual: engañados, los usuarios dan su número de celular o cliquean en avisos que los suscriben a mensajes pagos. Otras veces, empiezan a recibir los SMS “premium”, trivias o juegos sin haber hecho nada. Y recién lo advierten meses después, cuando ya les sacaron cientos o miles de pesos.

Pese a las promesas, entidades de usuarios denuncian que las estafas siguen, que los servicios compulsivos son difíciles de dar de baja y que el dinero pocas veces se devuelve. Por eso, ahora buscan que el Estado actúe.

 

La asociación Usuarios y Consumidores Unidos (UCU) hizo una demanda colectiva contra las empresas por cobrar servicios de terceros “sin tener constancia alguna de que los clientes efectivamente los contrataron”. Reclamaron allí la devolución de la plata y una medida cautelar que ponga freno a esas suscripciones involuntarias.

 

La ONG adjuntó 220 casos de todo el país y una encuesta de la Universidad Abierta Interamericana, publicada por Clarín, donde el 79% de los usuarios dijo que ya recibió SMS con costo no solicitados, el 44% dijo conocer a al menos otros cinco afectados y el 60% de ellos no logró que les devolvieran la plata.

 

La cautelar, sin embargo, fue rechazada por el Juzgado Civil y Comercial 21 de La Plata, en segunda instancia y hace un mes por la Corte Suprema provincial, al entender que faltaban pruebas.

 

Pero el tema no está cerrado. “En pocos días iremos a la Corte Suprema de Justicia de la Nación porque, si esto no se frena, la causa de fondo puede tardar 10 años en resolverse. Y mientras, la estafa masiva sigue”, anunció Adrián Bengolea, presidente de UCU. Y reveló que, además, con otras entidades, le pedirán al Ministerio de Comunicaciones que intervenga.

 

En 2013, el gobierno había propuesto un reglamento que exigía informar de los costos a los clientes y pedirles una confirmación explícita antes activar cualquier servicio pago. Pero no avanzó. “Debería haber una clave personal. Y los SMS Premium, integrarse al Registro No Llame”, opinó Bengolea.

 

Ante la consulta, las empresas admiten que el tema genera quejas, aunque señalan que sólo median entre los usuarios y los proveedores de contenidos. Plantean también que, si lo desean, los clientes pueden pedirles entrar en una “lista negra” para nunca más quedar suscriptos a los SMS pagos, además de dar de baja cada servicio por teléfono o por la Web. Y destacan que en los últimos años hicieron mejoras que redujeron los fraudes.

 

En Claro, por ejemplo, afirmaron haber implementado un mecanismo para que el cliente reconfirme si quiere o no el servicio premium supuestamente contratado, antes de activarlo. En Personal aseguran que “penalizan” a las empresas que suscriben a clientes sin su permiso, y que tienen un sistema para devolver el dinero. En Movistar, por su parte, indicaron que “cuando un cliente llama reclamando por primera vez, se le bonifica el monto total del último mes facturado”.

 

La solución definitiva al problema, de todos modos, aún parece lejana.

Claves para entender el proyecto oficial para la devolución del IVA a alimentos

La inflación golpea al bolsillo, y luego de varias medidas oficiales que buscaron mejorar el clima de negocios, el Gobierno apuntó a propuestas para mejorar el salario de bolsillo sin que eso implique aumentos más elevados de los que desea en las paritarias.

 

En ese sentido, como anunció LA NACION hace 15 días, el presidente Mauricio Macri anunció que enviaría al Congreso un proyecto de ley para el reintegro del IVA para productos de la canasta básica a los alimentos. Aquí algunas claves para enterder cómo se implementará:

 

1) La idea del oficialismo es que quienes cobren una jubilación mínima, la Asignación Universal por Hijo (AUH) y el Plan Progresar se beneficien con una devolución del impuesto al valor agregado (IVA) en la compra de alimentos básicos.

 

 

2) El proyecto oficial contempla una baja de 15 puntos del IVA para algunos productos (los que pagan el 21% de ese impuesto) y del total para otros (los que tributan el 10%), aunque ésta es una precisión que aún no está definida y que el Gobierno no difundió.

 

3) Además, el Gobierno aclarará que se trata de una devolución y no de una rebaja, con la intención de que el beneficio vaya al consumidor y no se pierda en la cadena de valor de producción, distribución y comercialización de los alimentos.

 

4) La intención oficial es, por otro lado, que la rebaja empuje una bancarización (una formalización) de millones de argentinos. Ésta es una condición exigida por Abad. Por eso, ante la compra de un alimento con una tarjeta magnética, el beneficiario recibiría directamente la devolución.

 

5) De acuerdo con un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) de septiembre pasado, sobre la base de datos oficiales, de cada $ 100 pesos que los consumidores argentinos gastan en alimentos, casi $ 40 son en realidad impuestos y van al Estado.